Traductor

Buscar este blog

jueves, 20 de abril de 2017

I Centenario del nacimiento de Gloria Fuertes

Ana Alejandre                                                                                           

Gloria Fuertes
Gloria fuertes no ganó el premio Nobel de Literatura –lo cual la traía al fresco-, aunque sí recibió, en 1968, el Premio Andersen Inernacional, al que se considera el Nobel infantil-. Además, ha recibido el insólito honor de ser la única persona del mundo de las  letras  a nivel internacional que  ilustra con su cara, redonda y bonachona, la cola de un avión comercial de pasajeros, concretamente la del Boeing 737-800 de Norwegian Air Shuttle, en homenaje al I Centenario de su nacimiento.

Insólito homenaje que nadie del mundo de las letras puede contar en su haber, quizás en recuerdo de su famoso Un globo, dos globos, tres globos que le ha hecho merecer tal honor aéreo para que pasee su sonrisa pícara, mitad triste y mitad irónica, por los cielos terrestres, como una embajadora de la poesía ingenua, cercana, coloquial y tan humana como era ella misma.

Gloria Fuertes (28 de julio de 1917- 27de noviembre de 1998)  nació en el barrio madrileño de Lavapiés, en el seno de una familia trabajadora. Ya desde niña apuntaban las notas características de su personalidad contestataria y rebelde, siempre con ansias de libertad y anticonformismo, lo que la llevó a no ocultar su realidad de  lesbiana y de izquierdas, en una época en la que ninguna de estas características se podía expresar sin sufrir las consecuencias.

Publicó tempranamente, sólo con catorce años, su primer poema Niñez, Juventud, Vejez y, en 1935, publicó sus primeros versos en una revista infantil y dio sus primeros recitales de poesía en Radio Madrid. Fue redactora de la revista infantil Maravillas en la que  publicaba cuentos, poesías e historietas para niños, y en la revista Chicas, así como estrenó en Madrid algunas de sus obras para el teatro infantil.

Consiguió una mayor notoriedad desde el momento en el que se integró en el Postismo, movimiento que lideraba Carlos Edmundo de Ory. También, empezó a colaborar en las revistas Postismo y Cerbatana, en colaboración con Ory, Sernesi y Chicharro.

Fundó en 1947, junto a otras poetas, el grupo femenino «Versos con faldas» que ofrecía lecturas y recitales por cafés y bares de Madrid. También, colaboraba en revistas para, adultos como RumbosPoesía Española y El Pájaro de Paja. Fue cofundadora con Antonio Gala, Julio Mariscal y Rafael Mir, en 1950, de la revista poética Arquero que ella dirigió hasta 1954.

No fueron esas sus únicas actividades, porque consiguió una beca Fullbright de Literatura Española y fue profesora en las universidades de Bucknell, Mary Baldwin y Bryn Mawr, en Estados Unidos.

Obtuvo el Premio Guipúzcoa de poesía por “Ni tiro, ni veneno, ni navaja”, en 1965. El Premio Lazarillo le fue concedido por “Cangura para todo”, el año siguiente.

Fue a raíz de obtener una beca March de creación, en 1972, cuando se dedicó a la literatura de forma exclusiva. En esa década de los setenta colaboró en diversos programas de televisión.

En su obra se encuentran  once poemarios, cinco obras de teatro y dieciocho obras para adultos.


Para la conmemoración del I Centenario de su nacimiento diversas editoriales preparan la publicación de sus obras más significativas que llenaran las librerías de los títulos de esta poeta singular y mujer entrañable.