Traductor

Buscar este blog

sábado, 28 de agosto de 2010

Introducción





Este blog está dedicado a las mujeres ilustres que en el mundo han sido por haber destacado por su obra personal en cualquier campo de la actividad humana: literaria, artística, científica, filosófica, etc., en la que han sobresalido a lo largo de los siglos, a pesar del ostracismo y las dificultades inherentes a su condición femenina que les supuso siempre una traba a su inteligencia y realización personal, venciendo a pesar de ello, con su esfuerzo, constancia, talento e iniciativa los muchos obstáculos que encontraron en su camino en pos de la consecución de un sueño, de una vocación irrenunciable, del ejercicio de su inteligencia y talento creador. Estas mujeres excepcionales han tenido a lo largo de la historia, muchos rostros que personificaban la lucha denodada para vencer los prejuicios con los que la sociedad machista les quería encerrar en el corsé de lo llamado típicamente "femenino", para entrar en el mundo reservado al hombre en el que poder desarrollar sus dones, talentos y capacidades, muchas veces superiores a los de los hombres que las rodeaban y que las consideraban inferiores.

Esta lucha ha sido constante, dura e infatigable y aún no ha llegado a su fin, y hay muchos ejemplos en la sociedad contemporánea, incluso en pleno siglo XX que los demuestran.

Empezando por una figura española, escritora, nacida en la preguerra en provincias, con todo lo que eso significaba entonces, como fue Carmen Martín Gaite, excepcional mujer que tuvo que luchar siempre para reivindicar su propia talento narrativo al lado de otro genial escritor, su marido, Rafael Sánchez-Ferlosio, al que parecía eclipsar, y fallecida no hace muchos años, pero que en su figura de mujer contemporánea se ven todos los elementos de la lucha de la mujer ilustre para ser reconocida en toda su valía, en toda su grandeza.

Nota.- La imagen que ilustra este comentario es el cuadro de Renoir, Mujer leyendo, de 1874.